Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Muerte súbita de origen cardíaco en jóvenes

Por: Lindsay May, MD, FAAP, FRCPC & Shaji Menon, MD, MS, FAAP, FACC, FASE

Un niño de 8 años que jugaba su primera temporada en las ligas menores de fútbol americano muere súbitamente después de la práctica. El corazón de una niña de 10 años deja de latir justo cuando llega su tan esperado turno de deslizarse por el tobogán en un parque acuático. Un jugador de básquetbol de preparatoria de 16 años colapsa en la cancha tras anotar el tanto ganador. 

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), cada año en Estados Unidos mueren unos 2000 jóvenes menores de 25 años, aparentemente saludables, por paro cardíaco repentino. Estas muertes dejan tras de sí un impacto enorme y devastador, tanto en las familias como en las comunidades. Pero hay formas de identificar los factores de riesgo que pueden ayudar a prevenir estas tragedias. Siga leyendo.

¿Qué es el paro cardíaco repentino?

El paro cardíaco repentino es una emergencia potencialmente mortal que ocurre debido a una "pérdida abrupta e inesperada de la función cardíaca que conduce a la pérdida de conciencia (conocimiento) y el colapso". Este paro repentino puede ser mortal si no se trata en los primeros minutos. La supervivencia fuera de un hospital depende de que las personas que se encuentran cerca de la víctima llamen al 911 y a una pronta respuesta de emergencia de las personas que estén en el lugar.

¿El paro cardíaco repentino da señales de advertencia antes de ocurrir?

Cuando ocurre un paro cardíaco en una persona joven aparentemente sana, por lo general no hay ninguna lesión ni motivo médico evidente que el paciente o la familia conozcan. Algunas personas jóvenes que sufren un paro cardíaco podrían haber sufrido anteriormente síntomas cardíacos como falta de aliento, dolor de pecho o desmayos que no se consideraron potencialmente mortales. Otros nunca habían tenido ningún síntoma de problemas cardíacos hasta el episodio de SCA.

¿Cuándo puede presentarse la muerte súbita de origen cardíaco en los jóvenes?

Se cree que el paro cardíaco repentino es una de las principales causas de muerte entre deportistas jóvenes, pero también afecta a los jóvenes que no participan en los deportes organizados. Puede ocurrir mientras se hace ejercicio o en reposo, e incluso durante el sueño. En ciertos casos, los jóvenes pueden morir por paro cardíaco repentino días o semanas después a causa de un daño cerebral ocurrido durante el paro cardíaco repentino. 

¿Qué causa el paro cardíaco repentino en los jóvenes?

Algunas causas posibles de paro cardíaco repentino en jóvenes y adultos jóvenes sin antecedentes conocidos de problemas cardíacos:

  • Miocardiopatía hipertrófica. Esta afección generalmente hereditaria y a menudo sin diagnosticar es la causa cardiovascular más común de un paro cardíaco repentino en personas jóvenes. Las células musculares de las cámaras inferiores del corazón, llamadas ventrículos, se vuelven más gruesas. Esto puede causar un ritmo cardíaco anormal, en especial durante el ejercicio. También puede que intervengan otros tipos de miocardiopatías pediátricas.

  • Anomalías de la arteria coronaria. Los defectos en la forma en la cual las arterias coronarias se conectan con el corazón pueden provocar una disminución del suministro de sangre al músculo cardíaco durante el ejercicio y provocar un paro cardíaco. Los jóvenes con anomalías en las arterias coronarias suelen nacer con ellas, pero no notan ningún síntoma hasta que son mayores.

  • Arritmias primarias. En las personas con corazones de estructura normal, el paro cardíaco repentino puede a veces ser causado por afecciones genéticas no diagnosticadas que afectan los impulsos eléctricos del corazón. Por ejemplo, estos incluyen:

  • Síndrome del QT largo. Una afección que puede generar un ritmo cardíaco acelerado y caótico.

  • Síndrome de Wolff-Parkinson-White. Una ruta eléctrica adicional en el corazón que crea un desvío que puede hacerlo bombear muy rápido.

  • Displasia arritmogénica del ventrículo derecho. En esta afección heredada, parte del tejido muscular del corazón es sustituido por tejido cicatricial.

  • Miocarditis. La miocarditis, que suele ser disparada por una infección, es una inflamación de las paredes del corazón. La mayoría de los casos de miocarditis en niños ocurren cuando un virus, como por ejemplo un enterovirus, ingresa en el corazón. También puede ser provocada por infecciones bacterianas, fúngicas o parasitarias y reacciones alérgicas a algunos medicamentos.

  • Síndrome de Marfan. Esta enfermedad del tejido conjuntivo puede provocar desgarros en la aorta. Las personas que nacen con esta afección, que tienden a ser altas y tener brazos largos, tal vez no sepan que la tienen. 

  • Commotio Cordis (conmoción cardíaca). Causada por un golpe al pecho directo sobre el corazón en determinados puntos del ciclo de latidos, la conmoción cardíaca es más común en los deportes que usan proyectiles, como el hockey sobre hielo, el lacrosse y el béisbol.

  • Estimulantes y medicamentos. Algunos medicamentos recetados y las drogas estimulantes pueden afectar la función cardíaca. Las bebidas energizantes, que son populares entre los adolescentes, plantean una inquietud: su alto contenido de cafeína combinado con otras sustancias podría provocar latidos irregulares y un paro cardíaco repentino. 

¿Hay formas de ayudar a prevenir la muerte súbita de origen cardíaco?

Hay medidas que las familias y las comunidades pueden tomar para reducir el riesgo de muerte súbita de origen cardíaco entre los jóvenes:

  • Visitas de control periódicas al médico y exámenes de aptitud física para deportes. La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda que todos los niños acudan a visitas de control periódicas.  Estas visitas son una oportunidad de que le hagan al niño un examen físico completo y una historia clínica detallada para ayudar a identificar los factores de riesgo que pueden contribuir a un paro súbito. También son importantes los exámenes de reconocimiento deportivo, incluso si el niño no participa en deportes organizados, porque las clases de gimnasia y las actividades recreativas pueden (y deben) incluir mucho ejercicio. Un formulario de evaluación que los pacientes y los padres pueden completar en cualquier momento junto a su profesional médico de cabecera para ayudar a decidir si es necesario hacer una consulta con un especialista.

  • Conozca sus antecedentes familiares.  Reúna los antecedentes de salud cardíaca de los familiares de sangre (hijos, hermanos, padres, tíos, sobrinos, abuelos y primos) y compártalos con su profesional médico. Esto puede ayudar a guiar las preguntas durante las visitas de control y los exámenes físicos de aptitud deportiva.

  • Capacitación en soporte vital y desfibriladores externos automáticos en la comunidad. La AAP respalda la capacitación en soporte vital adecuada a la edad para los estudiantes, incluyendo RCP (reanimación cardiopulmonar) para los niños más grandes y para todo el personal, en todas las escuelas desde la escuela primaria.  También fomenta que haya desfibriladores externos automáticos (DEA) cerca de las instalaciones deportivas y lugares de entrenamiento de la escuela para que el personal de la escuela y los niños más grandes sepan cómo usarlos. En casos de un paro cardíaco repentino, los DEA pueden administrar rápidamente un choque eléctrico para devolver al corazón su ritmo normal.

Factores de riesgo de muerte súbita de origen cardíaco que deben dar lugar a pruebas adicionales:

  • Antecedentes familiares de muerte súbita de origen cardíaco o muerte súbita inexplicada en un familiar menor de 50 años que, por lo demás sano.

  • Familiar con problema del músculo cardíaco o eléctrico hereditario.

  • Dolor en el pecho durante el ejercicio.

  • Frecuencia o ritmo cardíaco anormales de causa desconocida.

  • Desmayos/desvanecimientos o convulsiones sin previo aviso o durante el ejercicio.

Haber nacido con un defecto cardíaco congénito (inclusive los que fueron reparados quirúrgicamente).

¿Todos los jóvenes deben someterse a evaluaciones de riesgo de paro cardíaco repentino?

No se recomienda hacer pruebas de evaluación, como electrocardiogramas (EKG) y ecocardiogramas (ecografías del corazón), en forma masiva a todos los jóvenes o a los deportistas para identificar factores de riesgo de muerte súbita. La preocupación es que los resultados positivos falsos de las pruebas pueden generar ansiedad entre los jóvenes e incitar pruebas adicionales. Además, estas pruebas no pueden detectar todos los eventos.

No obstante, reconocer los signos de advertencia y los factores de riesgo, la elaboración de una historia clínica precisa y la evaluación cardiológica y genética de los pacientes con mayor riesgo debido a familiares con afecciones cardíacas preocupantes o un SCA pueden ser formas muy eficaces de ayudar a reducir el riesgo de muerte súbita.

¿Qué perspectivas hay respecto a las estadísticas de paro cardíaco repentino entre los jóvenes?

No contamos con información fidedigna acerca de la incidencia y la causa de la muerte súbita de origen cardíaco en jóvenes. No obstante, recientemente los CDC crearon un Registro de casos de muerte súbita entre jóvenes (en inglés) para bebés, niños y adultos jóvenes de hasta 20 años de edad. El objetivo de este registro es ayudar a generar una mejor comprensión de la frecuencia de los paros cardíacos repentinos entre los jóvenes, por qué ocurren y cómo ayudar a prevenirlos.

Recuerde

Si bien la muerte súbita de origen cardíaco no es común entre los jóvenes, una sola vida perdida ya es demasiado.  Tome medidas que puedan ayudar a reducir el riesgo de estas tragedias, como programar visitas de control médico periódicas y exámenes de aptitud física para el deporte y fomentar la capacitación en RCP y el uso de desfibriladores en su comunidad. 

Información adicional :

Sobre la Dra. May:

Lindsay May, MD, FAAP, FRCPC, es profesora adjunta de Cardiología Pediátrica y forma parte del cuerpo docente del Hospital Infantil de la Universidad de Utah. Su capacitación médica la cursó fundamentalmente en Canadá. Hizo su especialización en Cardiología y se capacitó en Insuficiencia Cardíaca Avanzada y Trasplantes en la Universidad de Stanford. Dentro de la American Academy of Pediatrics, la Dra. May integra el Departamento de Cardiología y Cirugía Cardíaca (SOCCS).   


Sobre el Dr. Menon:

Shaji Menon, MD, MS, FAAP, FACC, FASE, es profesor adjunto de Pediatría y Radiología en Hospital Infantil de la Universidad de Utah y director médica del Programa de Supervivencia con un Único Ventrículo de la Universidad de Utah. Dentro de la American Academy of Pediatrics, integra el Departamento de Cardiología y Cirugía Cardíaca (SOCCS) y el Departamento de Revisión y Prevención de la Muerte Infantil (SOCDRP), y es autor colaborador de Common Cardiac Issues in Pediatrics (AAP, abril de 2018, en inglés). Además, el doctor Menon es miembro de Colegio Americano de Cardiología y de la Sociedad Americana de Ecocardiografía 


Última actualización
9/19/2019
Fuente
AAP Section on Cardiology & Cardiac Surgery (Copyright @ 2019 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos