Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

La mayoría de padres cree que la infancia de sus hijos pasa muy rápido. Parece que fue tan solo ayer que usted cantaba canciones de cuna a su hijo, o le veía gatear por primera vez o dar sus primeros pasos. Ahora está más grande, más coordinado, más independiente, y se acerca a los cambios mucho más dramáticos de la pubertad que le esperan hacia adelante.

Los cambios presentes tienden a ser más graduales y firmes, todo como parte de la evolución hacia la adultez.

La mayoría de niños tienen una apariencia más delgada durante su niñez de la que tenían en los años preescolares, debido a los cambios en la acumulación y ubicación de la grasa del cuerpo. Mientras crece el tamaño entero del cuerpo de un niño, la cantidad de grasa corporal se mantiene relativamente estable, dándole una apariencia más delgada. Además, durante esta fase de la vida de un niño, las piernas son más largas en proporción a su cuerpo de lo que eran antes.

En promedio, el crecimiento estable de la infancia media da como resultado un aumento de estatura de más de dos pulgadas al año, tanto en niños como en niñas. El peso que se gana es en promedio cerca de 6.5 libras por año. Pero estos son solo promedios. Un número de factores, incluso cuán cercano esté el niño a la pubertad, determinarán cuándo y cómo crecerá su hijo. En general, hay tendencias de que será un período de índice ligeramente aumentado de crecimiento entre las edades de 6 a 8 años, lo que puede ir acompañado de la aparición de poca cantidad de vello púbico.

Tal vez más que cualquier otro factor, el patrón de crecimiento de su hijo y la estatura final se verán influenciadas por la transmisión por herencia. Por ejemplo, su hijo puede querer ser uno de los niños más altos en su clase y puede aspirar a jugar basquetbol profesional. Sin embargo, si usted y su cónyuge tienen estatura abajo del promedio, su estatura como adulto será más parecida a la suya que a la de sus ídolos deportivos favoritos. Aunque hay excepciones, los padres altos generalmente tienen hijos altos y los padres bajitos generalmente tienen hijos bajitos. Esas son las realidades de la genética.

Aún así, si su hijo parece inusualmente bajito o alto en relación con sus amigos de la misma edad, llame a su pediatra. El médico puede recomendar rayos X para determinar el crecimiento de los huesos de su hijo. Un verdadero trastorno de crecimiento puede ser tratado a veces administrando hormonas del crecimiento; sin embargo, esta terapia se reserva para los niños cuyas glándulas no pueden producir la hormona, por lo que interfieren con el crecimiento normal. Los médicos no recomiendan este tratamiento para niños y niñas saludables que puedan querer (o cuyos padres puedan querer para ellos) crecer hasta tener 6 pies de alto en lugar de 5 pies 8 pulgadas.

Así como la estatura puede variar de un niño a otro, así puede variar el momento del crecimiento. A pesar de los promedios mencionados anteriormente, muchos niños en la mediana infancia experimentan a menudo períodos de crecimiento abrupto, seguidos por períodos en los cuales crecen muy poco. Algunos niños crecen hasta tres veces más rápido durante una estación particular del año, comparado con otras estaciones "lentas". Estas variaciones individuales en los tiempos, junto con los factores hereditarios, son los principales responsables de las amplias variaciones en tamaño entre los niños de la misma edad. Las diferencias en altura entre los niños en un salón de clase típico de la escuela primaria tienen un intervalo de 4 a 5 pulgadas.

Otros factores, llamados influencias del medio ambiente, pueden afectar también el desarrollo físico. La nutrición es importante para los procesos normales del crecimiento, y por lo tanto usted debe hacer un esfuerzo para asegurar que su hijo consuma una dieta balanceada. La necesidad de calorías de su hijo se eleva durante períodos de crecimiento rápido, aumentando gradualmente mientras pasa de la infancia media hacia la pubertad. Sin embargo, si consume más calorías de las que consume, su hijo puede desarrollar un problema de peso.  Algunos padres se preocupan de que su hijo no esté comiendo tanto como debiera. Sin embargo, aún con lo que parece un consumo relativamente bajo de comida, los niños pueden crecer a niveles normales. Aún si su hijo de edad escolar es quisquilloso con la comida, generalmente no tiene que preocuparse de que este comportamiento frustrante esté impidiendo su crecimiento. Durante estas fases en que escogen tanto la comida, no caiga en la trampa de sentir que su hijo se morirá de hambre y no ceda a su deseo de comida chatarra. Sus hábitos fluctuantes de alimentación pueden deberse a períodos normales de crecimiento lento. O puede ser simplemente que tiene preferencias personales, únicas e impredecibles o que no le gustan ciertos alimentos. En general, los niños pasan estas preferencias de alimentos sin ningún daño a su bienestar físico. Mientras su hijo esté ganando peso adecuadamente (4 a 7 libras por año) y esté comiendo una variedad saludable de alimentos, puede sentirse tranquilo de que sus necesidades nutricionales se están cubriendo.

En nuestra sociedad relativamente acaudalada, la malnutrición grave no es común. Sin embargo, cuando el consumo de calorías de un niño se restringe severamente, como sucede cuando hay un trastorno como la anorexia nerviosa, o durante una enfermedad crónica, entonces su desarrollo y su salud en general podrían dañarse seriamente. Ciertamente, si su hijo está perdiendo peso, discuta esta situación con su médico. 

Además, su hijo necesita ejercicio regular para asegurar un desarrollo físico normal. Los niños que pasan su tiempo libre viendo televisión o involucrados en otras actividades sedentarias en lugar de jugar afuera pueden tener un crecimiento deteriorado de los huesos. Los estudios recientes han mostrado que cuando se aumenta la actividad física, los huesos son más densos y fuertes. Aun así, no hay evidencia de que un programa muy extenuante de ejercicios ayudará a su hijo a crecer más rápido o más alto; por ejemplo, correr maratones no estimulará su crecimiento físico.

Durante la infancia media, probablemente notará una serie de otros cambios antes de la pubertad. Su hijo será más fuerte y su masa muscular aumentará. Sus destrezas motoras, tanto en fortaleza como en coordinación, también mejorarán, reflejadas en mejoras graduales en tareas que van desde amarrar sus zapatos hasta lanzar una pelota de béisbol con exactitud. A los cinco años, un niño típico puede brincar; caminar de puntillas y hacer salto largo. Puede amarrarse sus zapatos, cortar y pegar y dibujar a una persona con cabeza, cuerpo, brazos y piernas. A los seis años, un niño puede rebotar una pelota cuatro a seis veces, patinar, montar bicicleta, brincar con dos pies y vestirse completamente sin ayuda. Aunque un niño de siete años no pueda agarrar una pelota que le lanzan, probablemente uno de diez años sí pueda. Aunque un niño de nueve años puede construir un modelo o aprender a coser, la mayoría de los de seis años no podrían.

El pelo de un niño de edad escolar puede ponerse un poco más oscuro. La textura y apariencia de su piel cambiará gradualmente también, llegando a ser más como la de un adulto.

La pubertad a menudo empieza antes de lo que los padres piensan. El crecimiento de los senos en las niñas, la primera señal de la pubertad, inicia a la edad de diez en promedio, aunque algunas niñas empiezan desde los ocho años y otras no empiezan sino hasta los trece. El período pico del crecimiento (en estatura, peso, masa muscular y similares) en las niñas ocurre cerca de un año después de que la pubertad empezó. La menstruación generalmente empieza cerca de dos años después del inicio de la pubertad; en promedio, la primera menstruación ocurre justo antes de que las niñas cumplan trece años.

Los niños entran a la pubertad cerca de un año después que las niñas. La primera señal es el agrandamiento de los testículos y un adelgazamiento y enrojecimiento del escroto, lo que sucede cerca de los once años de edad, pero puede ocurrir en cualquier momento entre los nueve y los catorce años. Para los niños, el punto pico de crecimiento ocurre cerca de dos años después de que empezó la pubertad. La pubertad se forma con una secuencia clara de etapas, afectando los sistemas óseo, muscular, reproductivo y casi todos los otros sistemas corporales. Aunque los niños y las niñas generalmente tienen estaturas similares durante la infancia media, esto cambia con el inicio de la pubertad. Particularmente en la escuela secundaria, las niñas a menudo son más altas que sus compañeros hombres, pero dentro de un año o dos, los niños alcanzan y generalmente superan a sus compañeras. Cerca del 25 por ciento de crecimiento humano en estatura ocurre durante la pubertad.

Hay muchas oportunidades durante este período de la vida para que usted hable con su hijo sobre lo que está experimentando. Su hijo necesita comprender los cambios físicos que ocurrirán en su cuerpo durante la pubertad. Usted debe enfatizar que estos cambios son parte del proceso natural de crecimiento hacia la adultez, estimulado por las hormonas (químicos que se producen dentro del cuerpo).

Además, aunque respete completamente su deseo de privacidad, observe los cambios corporales de su hijo. Como dicen los rangos de edades anteriormente, hay amplias variaciones de "normal" en el momento en que la pubertad inicia; recuérdele a su hijo que mientras él y sus amigos crecerán a diferentes velocidades, eventualmente unos alcanzarán a los otros.

Algunas veces, los niños inician la pubertad muy temprano o muy tarde. No hay necesidad de reaccionar exageradamente a este fenómeno. Aun así, las niñas deben ser examinadas por su médico si empiezan los cambios puberales antes de los ocho años, mientras que los niños deben ser evaluados si entran a la pubertad antes de los nueve años. De la misma manera, vea a un médico si no hay cambios puberales en una niña de trece años o en un niño de catorce.

Además, contacte a su médico si el desarrollo puberal de su hijo no sigue el patrón típico; por ejemplo, si su hija empieza la menstruación antes de que experimente el desarrollo de los senos. Su hijo aún puede continuar viendo a su pediatra durante estos tiempos de cambios físicos drásticos y durante la adolescencia.

 

Última actualización
3/3/2014
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.