Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

¿Sabía usted esto?

  • Aproximadamente, una de cada cinco muertes por síndrome de muerte súbita infantil (sudden infant death syndrome, SIDS) se produce cuando el bebé se encuentra al cuidado de un persona distinta de sus padres. Muchas de estas muertes ocurren cuando un encargado del cuidado pone a dormir boca abajo a un bebé que está acostumbrado a dormir boca arriba en su hogar. A esto lo llamamos “no estar acostumbrado a dormir boca abajo”.
  • No estar acostumbrado a dormir boca abajo aumenta el riesgo de SIDS. Los bebés que están acostumbrados a dormir boca arriba y se los hace dormir boca abajo tienen 18 veces más probabilidades de morir de SIDS.
  • Usted puede reducir el riesgo de que su hijo muera de SIDS hablando con las personas que cuidan a su bebé, incluidos los proveedores de cuidados para niños, las niñeras, la familia y los amigos, acerca de colocar a su hijo boca arriba durante sus siestas y por la noche.

¿Quién tiene riesgo de tener SIDS?

  • El SIDS es la causa principal de muerte de los bebés entre el mes y los 12 meses de vida.
  • El SIDS es más común en los bebés que tienen entre 1 y 4 meses. Sin embargo, los bebés pueden morir de SIDS hasta el año de vida.

Conozca la verdad… el SIDS no es causado por las siguientes cosas:

¿Qué puedo hacer antes de que nazca mi bebé para reducir el riesgo de SIDS?

Cuídese durante el embarazo y luego del nacimiento de su bebé. Durante el embarazo, incluso antes de que nazca su hijo, ¡usted puede reducir el riesgo de que su bebé muera de SIDS! No fume ni se exponga al humo de tabaco de otras personas mientras esté embarazada y luego de que nazca el bebé. El consumo de alcohol y drogas también puede aumentar el riesgo de que su bebé tenga SIDS. Asegúrese de visitar a un médico para hacerse controles prenatales periódicos a fin de reducir su riesgo de tener un bebé con bajo peso al nacer o prematuro.

Más formas de proteger a su bebé

Haga lo mejor que pueda para seguir las pautas de estas páginas. De esta manera, usted sabrá que está haciendo todo lo posible para que su bebé esté sano y a salvo.

  • Amamante a su bebé. Los expertos recomiendan que las madres alimenten a sus hijos con leche materna todo el tiempo que puedan y lo más posible y, al menos, durante los primeros 6 meses de vida.
  • Es importante que su hijo esté al día con las vacunas y los controles del niño sano.

¿Cuál es el lugar más seguro para que duerma mi bebé?

El lugar más seguro para que duerma su bebé es en la habitación donde duerme usted, pero no en su cama. Coloque la cuna o el moisés de su bebé cerca de su cama (al alcance de la mano). Esto hace que sea más fácil amamantarlo y desarrollar un vínculo con su bebé.

La cuna o el moisés no deben tener juguetes, ropa de cama blanda, frazadas ni almohadas.

¡Hable sobre las prácticas de sueño seguro con todas las personas que cuiden a su bebé!

Cuando busque a alguien para que cuide a su bebé, incluidos un proveedor de cuidados para niños, un familiar o un amigo, asegúrese de hablarles sobre las prácticas de sueño seguro. Si un encargado del cuidado del bebé no sabe cuáles son las mejores prácticas de sueño seguro, intente enseñarle lo que ha aprendido sobre las prácticas de sueño seguro y la importancia de seguir estas reglas al cuidar a un bebé. Antes de dejarle su bebé a alguien, asegúrese de que esa persona acuerde seguir, en todo momento, las prácticas de sueño seguro explicadas en este folleto.

¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo de mi bebé?

Siga estos pasos fáciles y gratuitos para ayudarla a reducir el riesgo de que su bebé muera de SIDS:

Prácticas de sueño seguro

  • Siempre coloque a los bebés boca arriba a la hora de dormir la siesta y por la noche. Debido a que los bebés que duermen de costado son más propensos a voltearse accidentalmente boca abajo, la posición de costado es igual de peligrosa que la posición boca abajo.
  • Evite que el bebé tenga demasiado calor. El bebé puede estar teniendo demasiado calor si usted advierte sudor, pelo húmedo, mejillas coloradas, erupción por el calor y respiración agitada. Vista al bebé con ropa liviana para dormir. Fije la temperatura de la habitación en un rango que sea cómodo para un adulto vestido con ropa liviana.
  • Considere la posibilidad de darle un chupete, chupón o chupo al bebé al momento de la siesta y al dormir por la noche. El chupete no debe tener cordones ni ganchos que puedan representar un riesgo de estrangulación.

Ambiente de sueño seguro

  • Coloque a su bebé en un colchón firme, cubierto con una sábana ajustada a la medida, que cumpla con los estándares actuales de seguridad. Para obtener más información acerca de los estándares de seguridad de las cunas, visite el sitio web de la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo Masivo (Consumer Product Safety Commission) en http://www.cpsc.gov.
  • Coloque la cuna en un área que esté siempre libre de humo.
  • No ponga a los bebés a dormir en camas de adultos, sillas, sillones, camas de agua, almohadas ni almohadones.
  • Los juguetes y demás ropa de cama blanda, incluidas las frazadas suaves y esponjosas, los edredones, las almohadas, los animales de peluche, las almohadillas para cuna y los sujeta bebés, no deben colocarse en la cuna con el bebé. No debe usarse ropa de cama suelta, como las sábanas y las frazadas, debido a que puede afectar la capacidad de respiración del bebé si está cerca de su cara. La ropa para dormir, como las pantuflas, las bolsas de dormir para bebés y las frazadas para vestir son mejores alternativas que las frazadas.

¿En algún momento es seguro colocar a los bebés boca abajo?

¡Sí! Usted debe hablar con su proveedor de cuidados para niños acerca de cuándo poner boca abajo a su bebé en sus actividades diarias. Su bebé necesita estar mucho tiempo boca abajo mientras está despierto y supervisado para ayudar a fortalecer los músculos del cuello y de los hombros. Recuerde asegurarse de que su bebé pase tiempo boca abajo en el hogar con usted.

Boca abajo para jugar y boca arriba para dormir

  • Para dormir, coloque a los bebés boca arriba para reducir el riesgo de SIDS. Dormir de costado no es tan seguro como dormir boca arriba y no está recomendado. Los bebés duermen cómodos boca arriba, y no se requiere de ningún equipo especial ni de dinero adicional.
  • El “tiempo boca abajo” es un momento para jugar, cuando los bebés están despiertos y son colocados boca abajo mientras que alguien los vigila. Deje que el bebé esté un tiempo boca abajo para permitirle que se desarrolle con normalidad.

¿Qué puedo hacer para ayudar a correr la voz acerca de la necesidad de que los bebés duerman boca arriba?

  • Conozca las prácticas de sueño seguro y sepa cómo hacer para que sean parte de nuestra vida cotidiana.
  • Cuando esté de compras y vea tiendas con cunas exhibidas con frazadas pesadas, almohadas y animales de peluche, hable con el gerente sobre las prácticas de sueño seguro y pídale que no exhiban las cunas de ese modo.
  • Controle los medios de comunicación. Cuando vea un aviso o una fotografía en el periódico que muestre un bebé durmiendo boca abajo, escríbale una carta al editor.
  • Si conoce a algún adolescente que cuide bebés, hable con él. Es posible que necesite ayuda para poder seguir las prácticas de sueño seguro adecuadas.
  • Dé un buen ejemplo. Es posible que de bebé no haya dormido boca arriba, pero ahora sabemos que esta es la manera más segura que tienen los bebés para dormir. Cuando ponga un bebé a dormir, asegúrese de siempre colocarlo boca arriba.

Si tiene alguna pregunta sobre las prácticas de sueño seguro, comuníquese con Healthy Child Care America en la American Academy of Pediatrics escribiendo a childcare@aap.org o llamando al 888/227-5409. Recuerde: si tiene alguna pregunta acerca de la salud y la seguridad de su hijo, hable con el médico de su bebé.

       

      Última actualización
      11/25/2014
      Fuente
      A Parent's Guide to Safe Sleep (Copyright © American Academy of Pediatrics, Revised 4/2012)
      La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.