Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Estreñimiento del bebé

Los padres también se preocupan cuando sus bebés no hacen popó lo suficiente. Un bebé que toma leche de fórmula por lo general defeca por lo menos una vez casi todos los días, pero a veces pasa de 1 día a 2 diías entre deposiciones. En cuanto a  los bebés que son amamantados, esto depende de la edad. Durante el primer mes de vida, defecar menos de una vez al día puede significar que su recién nacido no está comiendo lo suficiente. Después de eso, sin embargo, los bebés amamantados pueden pasar varios días o incluso una semana entre evacuaciones, aprovechando cada gota que comen para el beneficio de su salud y no para hacer popó.

Normalmente los bebés se esfuerzan mucho para lograr una evacuación, por lo que el esfuerzo al hacerlo no es necesariamente alarmante, incluso si el bebé llora o se le torna roja la cara. Para que un bebé logre evacuar representa un gran esfuerzo, y se nota. Sólo trate de imaginar defecar acostado boca arriba y tendrá una idea de lo que se siente.

En lo que al estreñimiento de su bebé se refiere, hágase las siguientes preguntas:

  • ¿Está demasiado irritable?

  • ¿Regurgita más de lo normal?

  • ¿Está defecando más o menos de lo habitual?

  • ¿Sus heces son más duras o contienen sangre debido a las heces duras?

  • ¿Se esfuerza durante más de 10 minutos sin éxito?

Estos síntomas pueden sugerir estreñimiento.

Qué pueden hacer los padres:

Después del primer mes de vida, si considera que su bebé está estreñido, puede intentar darle un poco de jugo de manzana o pera. Los azúcares en el jugo de fruta no se digieren muy bien, por lo que extraen el líquido hacia los intestinos y ayudan a aflojar los excrementos. Como regla general, puede darle 1 onza al día por cada mes de vida hasta unos 4 meses (a un bebé de 3 meses de edad se le darán 3 onzas). Algunos médicos recomiendan el uso de jarabe (sirope) de maíz como el de marca Karo para obtener el mismo efecto, por lo general entre 1 a 2 cucharadas por día. Una vez que su bebé esté tomando alimentos sólidos, puede probar con verduras y frutas, especialmente el antiguo y conocido recurso: las ciruelas pasas. Si estos cambios en la dieta no ayudan, es hora de llamar al pediatra.

Información adicional:



Última actualización
5/23/2017
Fuente
Adapted from Dad to Dad: Parenting Like a Pro (Copyright © American Academy of Pediatrics 2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest