Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La AAP ofrece una guía para cubrir las necesidades psicosociales de los niños con necesidades especiales de salud

Nurse with boy in wheelchair. Nurse with boy in wheelchair.

    La AAP cree que es importante aplicar un enfoque participativo para brindar atención médica a cerca de un 20 % de niños estadounidenses con necesidades especiales de salud.  

La cantidad de niños en Estados Unidos que tienen necesidades especiales de salud está aumentando, con un incremento de cerca del 15 % en los últimos seis años. Para preparar a los pediatras para la atención de estos niños, la American Academy of Pediatrics (AAP) ha publicado un nuevo informe clínico titulado, "Factores psicosociales en niños y jóvenes con necesidades especiales de salud y sus familias" (en inglés) publicado en el número de enero de 2019 de Pediatrics.

Los niños y los jóvenes con necesidades especiales de salud tienen un riesgo mayor de sufrir enfermedades crónicas físicas, problemas de comportamiento y desarrollo emocional, y los estudios demuestran que sus familias se ven afectadas por mayores necesidades económicas y problemas para cuidar de sus familias. Sin embargo, los pediatras pueden desempeñar una buena función, fomentando los puntos fuertes de estos niños que pueden prosperar si se les brinda el apoyo adecuado.

"Los niños y las familias que tienen necesidades especiales de salud tienen más probabilidad de enfrentar problemas emocionales y psicológicos, dificultades financieras y problemas en la escuela para enfocarse en los estudios y ser víctimas del acoso", dijo el pediatra Gerri Mattson, MD, FAAP, autora principal del informe.

"La American Academy of Pediatrics urge a los pediatras a promover factores de protección psicosocial como parte de una atención coordinada e integrada para los niños con necesidades especiales de salud y sus familias", dijo la doctora. "Un enfoque de equipo con socios comunitarios, tales como los centros de cuidado infantil y las escuelas, puede ayudar a mitigar los factores de riesgo y promover los factores de protección, tales como técnicas saludables de crianza, reducción de estrés y servicios sociales para fomentar la resiliencia".

Cerca de un 19,4 % de niños y adolescentes en los Estados Unidos tienen necesidades especiales de salud, de acuerdo con datos del 2016. Esto representa un incremento de 15,1 % desde el 2010. Para cuidar de estos niños, la AAP recomienda a los pediatras que desempeñen un papel de liderazgo para detectar y evaluar, promover la salud y el bienestar, ofrecer pagos flexibles o reducir barreras para la atención médica e implementar estrategias basadas en equipo. 

Otras recomendaciones:

  • Promover la salud y el bienestar y las evaluaciones oportunas de la salud socioemocional del niño, depresión de los padres o cuidadores y determinantes sociales de la salud.

  • Preparar a las prácticas pediátricas para mejorar las evaluaciones, referidos y seguimientos de estos niños para garantizar que reciban la atención que necesitan.

  • Colaborar con el personal de los centros de cuidado infantil y las escuelas para supervisar el progreso, reducir faltas de asistencia y mejorar el proceso de aprendizaje y el desempeño académico.

  • Abogar por recursos comunitarios y estrategias que ayuden a contrarrestar los determinantes sociales de la salud, así como la reducción de disparidades para los niños con necesidades especiales de salud y sus familias.

Además, la AAP recomienda que se realicen más estudios de investigación sobre herramientas de evaluación y adaptación para ayudar a los niños con necesidades especiales de salud.

Información adicional:

Publicado
12/17/2018 12:00 AM
Síganos