Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

Qué puede hacer si a su niño le está yendo mal en la escuela

Independientemente de la edad de su hijo, es normal que tengan dificultades de vez en cuando en la escuela. Pero cuando la dificultad se vuelve la norma, con frecuencia genera preocupación (en los padres o los maestros).

Si sospecha que algo no está del todo bien, ¡confíe en sus instintos y hable!

Hable con su pediatra  

La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda hablar con el pediatra de su hijo sobre cualquier dificultad que tenga en la escuela. La falta de progreso académico de su hijo generalmente es un síntoma de problemas más complejos, como por ejemplo varios tipos y combinaciones de dificultades conductuales, psicológicas y de aprendizaje. El estrés social, las enfermedades y los problemas médicos crónicos también pueden desempeñar un papel importante.

¿No sabe cuándo plantear su preocupación? 

El control anual de su hijo es un buen momento.

Los pediatras hacen un seguimiento del crecimiento y el desarrollo de su hijo en los controles anuales; esto incluye el crecimiento académico desde su última visita. Para prepararse para estos controles, haga una lista de los temas que desea hablar, por ejemplo preparación escolar, problemas de conducta, sueño, alimentación o salud mental. Mencióneselos a su pediatra al inicio de la visita.

REALIDAD: Las enfermedades crónicas no diagnosticadas o mal controladas (como el asma y la diabetes tipo 1) están vinculadas con el deterioro del rendimiento académico y también con la inasistencia a la escuela. La AAP recomienda hablar con su pediatra acerca de cómo crear un plan de acción escolar para tratar la enfermedad de su hijo en la escuela.

Siga indagando.  

Infórmese sobre remisiones a especialistas y evaluaciones.

Su pediatra puede remitir a su hijo a evaluaciones psicológicas y educativas para examinar los posibles trastornos del neurodesarrollo y del lenguaje, las discapacidades de aprendizaje e intelectuales, los problemas de salud emocional y las fuentes de estrés. ¡No se alarme si recibe una remisión!

Estas evaluaciones detalladas pueden ser realizadas por profesionales como pediatras especializados en el desarrollo y el comportamiento, neuropsicólogos infantiles, neurólogos infantiles, psiquiatras infantiles, psicólogos infantiles, así como también patólogos del habla o del lenguaje, terapeutas ocupacionales o fisioterapeutas infantiles.

Los resultados de estas evaluaciones pueden ayudar a determinar por qué su hijo tiene dificultades en la escuela, ayudarle a comprender las necesidades de su hijo y ofrecer estrategias que podrían servir de ayuda y apoyo a su hijo.

Recibir apoyo en la escuela

Después de una evaluación, los pediatras pueden ayudar a las familias a solicitar y recomendar el mejor Programa de educación individualizada-IEP Plan 504 en la escuela del niño. El IEP determina los objetivos académicos de su hijo y resume la educación, servicios y apoyo adicional exactos que proporcionará el distrito escolar.

Para ayudar a su hijo a ponerse al día se necesita trabajo en equipo.

Cuando un niño está atrasándose en la escuela, es importante el trabajo en equipo entre la familia, la escuela y los proveedores de atención médica del niño. Usted y su hijo son el centro de ese equipo. 

Los buenos equipos se basan en una comunicación eficaz. Y generalmente esto recae sobre los padres para garantizar que toda la información se comparta entre todos los que forman parte del equipo de atención médica de su hijo. Consulte aquí los consejos para una comunicación eficaz con todos los miembros del equipo.

Recuerde que no está solo en sus labores de la crianza.

Se estima que 6,6 millones o el 13 % del total de niños inscritos en la escuela pública reciben apoyo de programas de educación especial en los Estados Unidos.

En el año escolar 2017-18, las afecciones más frecuentes entre los niños que participaban en estos programas incluyeron:

  • Trastorno específico del aprendizaje (35 %)

  • Trastornos del habla y el lenguaje (20 %)

  • Afecciones médicas (13 %)

  • Trastorno del espectro autista (9 %)

  • Discapacidades intelectuales (6 %)

  • Retraso de desarrollo (6 %)

  • Discapacidad auditiva, ortopédica y visual, lesiones cerebrales traumáticas y otros (menos de 2 % cada uno)

Sea paciente con el proceso

Resolver este tipo de problemas complejos puede ser un proceso prolongado y difícil. Como los mejores defensores de su hijo, tal vez deban considerar los resultados de la prueba, reflexionar sobre las opciones disponibles y trabajar con el equipo de atención médica de su hijo para crear un plan que le permita alcanzar su mayor potencial. Puede llevar tiempo y la paciencia es la clave para mantener el estrés bajo control.

(Y no olvide incluir a su hijo en el proceso de tomar decisiones si tiene la edad suficiente; esto puede ayudar a fortalecer la autoestima que haya perdido debido al bajo rendimiento escolar). 

 Algunos problemas de salud y desarrollo que

 pueden afectar el progreso de su hijo en la escuela

TIPOS

EJEMPLOS

Trastornos específicos del aprendizaje

  • Dificultad para comprender o utilizar el lenguaje que provoca problemas para escuchar, pensar, hablar, leer, escribir, deletrear o aprender matemáticas.

Corazón, sangre y sistema circulatorio

Enfermedades infecciosas

  • Meningitis/encefalitis y determinadas infecciones transmitidas de la madre al bebé.

Traumatismo

Exposición a sustancias tóxicas

Trastornos de atención, afectivo/emocional, autismo y trastornos relacionados

 

Neurológico

Social

Sensorial

Sueño

Habla y lenguaje

  • Trastornos del lenguaje receptivo-expresivo y del habla

  • Aprender inglés como segunda lengua

  • Trastorno de comunicación social

Enfermedades crónicas

  • Asma

  • Diabetes (tipo 1 y tipo 2)

  • Enfermedad tiroidea

  • Eccema

  • Caries dentales

Relacionados con el cáncer infantil

  • Crecimientos anormales o efectos neurológicos del tratamiento de quimioterapia o radioterapia anterior.

Otros

  • Problemas adicionales pueden variar desde los efectos secundarios de un medicamento a trastornos genéticos complicados y malformaciones congénitas

Información adicional:

 


Última actualización
10/18/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright @ 2019)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos