Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La American Academy of Pediatrics ofrece una guía actualizada sobre las conmociones cerebrales relacionadas con los deportes

Boy soccer player holding head. Boy soccer player holding head.

Nueva investigación revela que es mejor reducir en lugar de eliminar por completo la actividad física y mental después de una conmoción cerebral. 

Se estima que todos los años cerca de 1,1 millón a 1,9 millones de niños y adolescentes reciben tratamiento por conmociones cerebrales relacionadas con los deportes, y aún así las cifras informadas de casos de conmociones en los jóvenes son inferiores a las reales, de acuerdo con un informe publicado por la American Academy of Pediatrics.

En su primera actualización en ocho años, la AAP trata sobre la investigación más vigente sobre la incidencia y tratamiento de estas lesiones en un informe clínico titulado, "Conmociones cerebrales relacionadas con los deportes en niños y adolescentes"(en inglés), publicada en el número de diciembre de Pediatrics

La investigación revela que las conmociones relacionadas con los deportes son comunes en casi todos los deportes. El taclaje (embestidas) en el fútbol americano de los varones y el  fútbol (soccer) de las niñas  cuentan con el mayor número de incidentes, seguidos por otros deportes de mucho contacto.

"Aunque muchas más familias, médicos y entrenadores están al tanto de los riesgos para la salud de un golpe en la cabeza —y los informes de las conmociones van en aumento— continuamos preocupados por los jugadores que tratan de ser fuertes e ignoran la lesión para seguir jugando sin pedir ayuda", dijo Mark E. Halstead, MD, FAAP, autor principal del informe clínico. "Sabemos por encuestas realizadas que muchos atletas de las escuelas secundarias (preparatorias) continúan jugando después de una lesión a la cabeza por miedo a que no les permitan regresar al campo de juego".

Durante los últimos años, información sobre el tratamiento y la recuperación de los jugadores lesionados ha cambiado. El informe de la AAP refleja la investigación más reciente sobre las recomendaciones, que ahora hace un llamado para reducir —y no eliminar por completo— el regreso a algunas actividades físicas y mentales en los días siguientes a sufrir la conmoción.

El control eficaz de la lesión puede acortar el periodo de recuperación y posiblemente reducir los riesgos de síntomas a largo plazo y complicaciones que interfieren con la escuela, la vida social, las relaciones con la familia y el bienestar emocional.

"Es absolutamente necesario que los atletas dejen de jugar después de sufrir una conmoción cerebral, pero hemos descubierto que durante el proceso de recuperación lo mejor es recomendar cierta cantidad razonable de actividad física, tal y como caminatas vigorosas", dijo el Dr. Halstead, profesor adjunto de Pediatría y Ortopedia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis.

"Los estudiantes no deben dejar de asistir a la escuela por tiempo prolongado, aunque deben coordinar con sus profesores para que les reduzcan la cantidad de labores académicas. Estas son decisiones individuales que las familias deben discutir y evaluar con el médico de su niño".

Tampoco existen estudios de investigación que digan que el  uso de aparatos electrónicos , tales como computadoras, televisión, video-juegos o mensajes de texto, causen daño después de sufrir una conmoción. De hecho, eliminar por completo el uso de dispositivos electrónicos puede ocasionar aislamiento social en los niños,  ansiedad  o  depresión , señala el informe.

Aunque haya un mayor enfoque y concientización sobre los riesgos para la salud de las conmociones cerebrales y de las lesiones cerebrales traumáticas, y esto haya ayudado a más legislación estatal, todavía tenemos mucho que aprender sobre el tema, de acuerdo con la AAP. Por ejemplo, reciente investigación ha revelado que los estudiantes de las escuelas medias que practican taclaje en el fútbol americano tienen el mayor índice de conmociones, de 2,6 a 2,9 entre 1.000 atletas expuestos. Sin embargo, la mayoría de la investigación se enfoca en el tratamiento de estudiantes de escuelas secundarias, de acuerdo con el informe, que señala que el fútbol americano, el hockey de hielo y la lucha libre conllevan el mayor riesgo de conmociones cerebrales en los niños varones.

En los deportes de niñas, el fútbol (soccer), seguido por el  lacrosse  el hockey de campo y el  baloncesto  conllevan los mayores riesgos, de acuerdo con el informe. Las conmociones cerebrales tienden a ocurrir más durante las  competencias  que durante las prácticas, para ambos los atletas y las atletas, con la excepción de la animación (porristas).

El informe de AAP también concluye:

  • Es necesario conducir más investigación sobre las conmociones relacionadas con los deportes, especialmente en niños en la escuela media y en atletas más jóvenes.

  • Cada conmoción es diferente con un espectro de severidad y tipos de síntomas diferentes, lo que puede coincidir con otras afecciones médicas.

  • La mayoría de los atletas pediátricos se recuperarán de sus síntomas en un periodo de cuatro semanas después de su lesión.

  • Los efectos a largo plazo de una conmoción cerebral o varias conmociones no han sido determinados.

Se incluyen más recomendaciones específicas y métodos de diagnóstico y tratamiento en el informe.

Información adicional:

Publicado
11/12/2018 12:00 AM
Síganos