Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

Cómo lidiar con los desafíos de ser una nueva madre

​Por: Vincent C. Smith, MD, MPH, FAAP

Ser mamá de un recién nacido puede ser difícil. La felicidad que siente con los arrullos y los mimos se mezcla con el duro trabajo de cuidar a un bebé. Es normal sentirse frustrada y agotada. Si el bebé llora todo el tiempo o no duerme, la crianza es aún más difícil.

Es muy importante que se cuide, que se apoye en su familia y amigos y en su pediatra para recibir ayuda durante estos primeros días de maternidad. Simplemente recuerde que no está sola. Aquí se incluye un poco de información que puede ayudar.

Cuidado del bebé

Llorar es normal para los bebés: En las primeras seis semanas de vida, los bebés lloran, en promedio, entre 2 y 3 horas por día. La mayoría de los bebés empiezan a llorar mucho cuando tienen cerca de dos semanas de nacidos y siguen durante unos dos meses.

Consejos para calmarlos: Tal vez tenga que probar algunas cosas nuevas para ayudar a calmar a su bebé. Como punto de partida, pruebe cargarlo, alimentarlo, envolverlo, mecerlo suavemente o cantarle. Adivinar qué funciona en el caso de su bebé puede ser un proceso de prueba y error. Probablemente tenga que probar algunas cosas una y otra vez antes de que funcionen.

Llorar hasta dormirse: Si calmarlo no funciona, acueste a su bebé boca arriba en un entorno de sueño seguro (sin nada en la cama, sobre una superficie firme, con una sábana ajustada, sin mantas, juguetes, almohadas ni otros tipos de ropa de cama). Si bien algunos bebés lloran mucho rato, mu​chos padres de familia se sorprenden de lo rápido que se duermen los bebés cuando los acuestan llorando.

¿Qué pasa si el bebé no duerme? Los bebés no tienen ciclos de sueño regulares hasta que tienen unos seis meses de edad. Y algunos solo duermen de 1 a 2 horas a la vez. Aquí se incluyen algunos consejos sobre lo que puede hacer si a su bebé le cuesta dormirse.

¿Qué sucede con la rivalidad entre hermanos? Si tiene otros niños en casa no se sorprenda si hacen berrinches o se ponen agresivos de vez en cuando mientras se acostumbran al nuevo bebé. Sea clara con sus hijos respecto a cómo tratar al nuevo bebé. Elógielos por ser buenos ayudantes. Tenga a mano muchas distracciones para ellos y haga su mejor esfuerzo por controlar su propio carácter cuando las cosas no salgan según lo planeado.

Cuidado de la mamá

Intente descansar un poco. Es importante que se tome un descanso. Intente dormir cuando el bebé duerma. O pida a su pareja u otro adulto responsable que cuide a su bebé mientras usted se toma un descanso.

Deje la presión por ser perfecta. Tenga en cuenta que no existe una “única" manera de ser padres. Los estilos y métodos pueden variar. Además, todos los padres necesitan ayuda y apoyo.

Conéctese con otras personas. Probablemente esté cansada la mayor parte del tiempo, pero es útil hablar con otros adultos. Pruebe usar videochat o redes sociales para mantenerse en contacto con amigos y familiares. Esto tiene especial importancia durante la pandemia del COVID-19, cuando el distanciamiento social puede hacer que los nuevos padres se sientan más aislados.

Use a sus “ayudantes". Involucre a los hermanos mayores de su bebé lo más que pueda, animándolos a ser sus ayudantes especiales: así podrán ayudar de maneras adecuadas para su edad.

Busque ayuda si la necesita. Los sentimientos de tristeza o depresión son comunes después de tener un bebé. Si tiene antecedentes de depresión desde antes de que naciera su bebé, podría correr mayor riesgo de sufrir depresión posparto. Su pediatra puede ayudar, o puede llamar a la línea de ayuda gratuita de Postpartum Support International (en español): 1-800-944-4773 o enviar un mensaje de texto al 1-971-420-0294 (español).

Busque un grupo de madres. Puede que le resulte útil hablar ciertos temas con otras mamás del vecindario o por internet. Compartir su experiencia con alguien que esté atravesando la misma situación puede ser de gran alivio.

Su pediatra está aquí para ayudar. Nunca dude en llamar para pedir un consejo. Sus pediatras entenderán las necesidades de su bebé y lo que usted está viviendo.

Cosas que no ayudan

El alcohol no es la respuesta: Cuidar a un bebé estando ebria no es seguro. Beber alcohol afecta su juicio y su capacidad de cuidar a su bebé en forma segura. Si bebe demasiado, haga arreglos para que un adulto sobrio cuide a su bebé por un rato.

Alcohol y lactancia materna: El alcohol pasa a su bebé a través de la leche materna. La American Academy of Pediatrics recomienda que evite el consumo de alcohol mientras esté amamantando.

El mito de sacarse leche y desecharla: Sacarse leche a mano o con bomba/extractor después de tomar alcohol para luego desecharla (lo que a veces se llama “sacar y desechar") no reduce rápidamente la cantidad de alcohol en la leche. La leche materna contiene alcohol si usted todavía tiene alcohol en el torrente sanguíneo. A medida que el nivel de alcohol en sangre baja, con el transcurso del tiempo, el nivel de alcohol en la leche también baja.

El momento en que tome es importante: Si va a tomar una bebida alcohólica de vez en cuando, lo mejor es hacerlo justo después de amamantar o extraerse leche, y no antes. Está bien amamantar o sacarse leche dos horas después del último trago de alcohol. De esa forma, el cuerpo tiene tiempo para eliminar el alcohol y llegará menos cantidad a su bebé.

Marihuana y lactancia materna. No es seguro consumir ninguna cantidad de marihuana durante el embarazo o la lactancia. Las sustancias químicas de la marihuana pueden pasar a su bebé a través de la leche materna y, además, podría verse afectada su capacidad para cuidar del bebé.

Embarazo y alcohol: Si está pensando en tener otro bebé, recuerde que cualquier cantidad de alcohol que consuma durante el embarazo conlleva un riesgo. Ningún tipo de alcohol que consuma durante el embarazo está libre de riesgos. Y no hay ningún momento durante el embarazo en el que el consumo de alcohol sea seguro.

Recuerde

¡Es bueno pedir ayuda! Llame a su pediatra si tiene alguna pregunta.

Información adicional:

Sobre el Dr. Smith

El Dr. Vincent C. Smith, MD, MPH, FAAP, es el jefe de la División de Medicina Neonatal en el Centro Médico de Boston y profesor adjunto de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston. Es también director médico del Programa de Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal de la American Academy of Pediatrics. Es miembro de la junta directiva de la Asociación Nacional. También es miembro activo de la Sociedad Médica de Massachusetts, la Sociedad de Investigación Pediátrica y del Comité Asesor de Salud Materno-Infantil de la Facultad de Salud Pública de Harvard. El Dr. Smith se graduó de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford y de la Facultad de Salud Pública de Harvard. Se formó en pediatría en el Hospital Infantil de Boston y en el Centro Médico de Boston, y en el Programa de Residencia Pediátrica Combinada de Boston. Posteriormente se especializó en medicina neonatal y perinatal a través del programa ampliado de Harvard, una colaboración entre el Centro Médico Beth Israel Deaconess, el Hospital Brigham y el Hospital de Mujeres, el Hospital General de Massachusetts y el Hospital Infantil de Boston.

Última actualización
8/26/2020
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos