Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

La tos y el resfriado: ¿medicamentos o remedios caseros?

Medicamentos

Los medicamentos de venta libre para tratar la tos y los resfriados pueden ser muy nocivos para los niños pequeños. Los riesgos de estos medicamentos son mayores que cualquier alivio que puedan brindar para reducir los síntomas del resfriado.

  • Desde los 4 a 6 años: los medicamentos para la tos deben usarse solamente si los recomienda el médico del niño.

  • Después de los 6 años:  los medicamentos son seguros de usar, pero siga las instrucciones del empaque para usar la cantidad correcta de medicamento.

Afortunadamente, usted puede tratar la tos y los resfriados de los niños pequeños sin tener que recurrir a estos medicamentos para la tos y el resfriado.

Remedios caseros

Un buen remedio casero tiene que ser seguro, no costar mucho, y ayudar a que su niño se sienta mejor. También los puede encontrar en casi todos los hogares. 

Aquí le decimos cómo puede tratar los síntomas de su niño con remedios caseros:

Goteo nasal: 

  • Succione (con algo como una jeringa de pera) para sacar el líquido de la nariz de su niño y pídale al niño que se suene la nariz. Cuando la secreción nasal del niño es aguada esto indica que se está deshaciendo de los virus.

Nariz tapada:

  • Para los niños de 3 meses a 1 año de edad: Los bebés con un resfriado común pueden alimentarse lentamente o no tener ganas de comer debido a los problemas que tienen para respirar. Trate de succionar la nariz del bebé ante de amantarlo o darle el biberón. 

Se recomienda la lecha materna a los niños que tienen un resfriado común. Es difícil para su bebé amamantar de su pecho; extraer la leche a una taza o biberón puede ser una buena alternativa.

  • Use gotas con solución salina en atomizador para aflojar la mucosidad seca, y en seguida pídale al niño que se suene la nariz o utilice una jeringa de pera para succionar el líquido de la nariz. Si no cuenta con atomizador o gotas para la nariz, el agua tibia también funciona bien.

  • Póngale de 2 a 3 gotas en cada fosa nasal (orificios de la nariz). Hágalo un lado a la vez. Luego succione el líquido o pídale al niño que se suene la nariz.

  • Usted puede comprar gotas salinas o atomizadores en la farmacia sin receta médica. Para hacer su propia mezcla, añada media chucharadita de sal de mesa al agua tibia del grifo.

  • Hágale enjuagues nasales cada vez que su niño tenga dificultad para respirar por la nariz. Para los bebés alimentados con biberón o amamantados, utilice gotas para la nariz antes de alimentarlos. Los adolescentes pueden salpicar agua caliente en las fosas nasales. Continúe haciendo los enjugagues hasta que lo que salga de la nariz esté despejado.

 Mocos pegajosos y persistentes:

  • Use un hisopo de algodón (bastoncillos) húmedo para deshacerse de los mocos pegajosos.

Tos:

  •  No le dé a su bebé menor de 1 año miel; no mejora los síntomas y puede causar una enfermedad llamada botulismo.

  • Para niños de 1 año o mayores: Use miel, de 2 a 5 mL, según sea necesario. La miel diluye/aclara la mucosidad y reduce la tos. Si no dispone de miel, puede también usar jarabe de maíz. Investigaciones recientes han demostrado que la miel es mejor que los jarabes que se compran en las tiendas para reducir la frecuencia de la tos y aliviar la tos durante la noche.

  • Para niños de 2 años y mayores. Frote una capa gruesa de ungüento mentolado en la piel sobre el pecho y el cuello (cubriendo la garganta). Como es el caso de cualquier medicamento, una vez que se lo haya aplicado al niño, guárdelo fuera del alcance de los niños.

Líquidos:

Humedad (cantidad de agua en el aire):

  • Si el aire del medio ambiente de su hogar se siente seco, use un humificador. La humedad en el aire evita que la mucosidad de la nariz se seque y hace que el aire sea menos seco. Dejar que salga agua caliente de la ducha durante un tiempo también ayuda a que el aire esté menos seco. Algunas veces, ayuda si sienta en el baño con su niño y respira el vapor caliente de una ducha.

No siempre es necesario el tratamiento

  • Si los síntomas del resfriado no le causan molestias al niño, él o ella no necesitan medicamentos o remedios caseros. Muchos niños con tos o la nariz congestionada, se sienten contentos, juegan normalmente y duermen bien.

  • Solamente trate los síntomas si le causan molestias al niño, tiene problemas para dormir o si la tos es muy incómoda (por ejemplo, tos seca y áspera).

  • Debido a que la fiebre ayuda al cuerpo de su niño a combatir infecciones, trate la fiebre solamente si disminuye mucho el nivel de la actividad del niño o si le causa molestias. Por lo general esto no sucede hasta que la temperatura del niño llega a 102°F (39°C) o más.

  • Si es necesario, el acetaminofén (por ejemplo Tylenol) o el ibuprofeno (por ejemplo, Advil, Motrin) pueden dársele al niño con seguridad para tratar la fiebre o el dolor.

Resumen

Si es necesario tratar la tos o el resfriado, los remedios caseros pueden ser mas eficaces que los medicamentos.

Información adicional:

Última actualización
11/21/2018
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2018)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest