Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Ahora es un buen tiempo como cualquiera para discutir brevemente el viejo dicho “nunca despierten a un bebé”. Muchos futuros padres toman este consejo al pie de la letra y por consiguiente se preparan a sí mismos y sus casas. Con anticipación, comienzan a ubicar los interruptor del timbre de apagado/encendido en sus teléfonos y a realizar señales que leen “Por favor, toque suave la puerta; bebé durmiendo” para pegarlos en el timbre de la puerta. Luego de traer a su recién nacido a casa, sin embargo, probablemente descubrirá que la mayoría de lactantes (los bebés mayores es otra historia) pueden dormir a pesar de casi cualquier cosa, aspiradoras, timbres de puerta e incluyendo el timbre de los teléfonos. En lugar de encontrar formas de asegurar un sueño ligero placentero, muchos padres primerizos se preguntan si, de hecho, sus bebés se despertarán con el sonido de un tren de carga o por un tornado que golpee la casa. Descubrirá que cuando su bebé sea mayor, probablemente tendrá un sueño más ligero, pero por ahora puede sentirse libre de relajarse un poco respecto controlar los ruidos, a menos que necesite hacerlo para que usted pueda dormir.

Cómo despertar a un bebé

Como indicamos al principio, los recién nacidos tienen una habilidad impresionante de ignorar el mundo a su alrededor cuando consideran apropiado dormir. Si se encuentra a sí mismo en la necesidad de despertar a su bebé, aquí encontrará algunas técnicas sencillas que a veces (vea que indicamos “a veces”) funcionan.

  • El acercamiento más cálido y suave.Podrá querer comenzar con el acercamiento más cálido y suave para despertar al bebé y ver el tipo de respuesta que obtiene. Esto incluye medidas esenciales como hablar, cantar y una estimulación suave. Levante a su bebé, háblele, mueva sus brazos y piernas, incluso hágale cosquillas en planta del pie o acaricie sus mejillas, lo que funcione mejor para despertarlo.
  • Vestirlos.Ya sea por la estimulación física o la exposición al aire fresco lo que lo hace, a los recién nacidos realmente les desagrada que los desvistan. Su recién nacido podrá encontrar que vale la pena el tiempo y esfuerzo que toma despertarlo y querrá dar su opinión.
  • El cambio de pañales de doble función.Incluso si su bebé técnicamente no necesita un cambio, pasar por los movimientos (aunque use nuevamente el mismo pañal) puede ayudar si el truco no funciona solo con desvestir. Esto funciona especialmente con aquellos bebés que tienen la tendencia a quedarse dormidos antes de terminar de comer. Pensamos en esto como un cambio de pañal con un doble propósito, ya que no solo el cambio de pañal tiende a despertar a los bebés, sino también tiende a ser la hora en que los recién nacidos probablemente sí necesitarán que los cambien.
  • La limpieza viene después de despertarse.Dar un baño a los bebés de seguro va un paso más allá de desvestir y cambiar pañales, pero se sabe que funciona cuando todo lo demás falla. Aunque con seguridad no aprobamos un castigo tan cruel e inusual de ningún modo, forma o manera, puede haber momentos en que algunos de ustedes no tengan otra opción que acudir a un baño para despertar a su bebé. Esta medida más “drástica” es más adecuado usarla muy de vez en cuando, en ocasiones como cuando un bebé no ha comido por mucho tiempo y puede modificarse para acomodar el cordón umbilical de su bebé según sea necesario.

Los enfoques de describimos se basan obviamente en la hipótesis de que su recién nacido está saludable. Aunque es verdad que se sabe que es un desafío despertar a los recién nacidos a veces, debe estar consciente de que los bebés que no se despiertan o responden a pesar de los mejores esfuerzos de los padres necesitan atención médica. No espere para discutir con el médico de su bebé cualquier pregunta o inquietud que tenga acerca del sueño de su bebé: Busque ayuda médica inmediata si su recién nacido parece cada vez más somnoliento, que no responde o es difícil de despertar.

 

Autor
Laura A. Jana, MD, FAAP and Jennifer Shu, MD, FAAP
Última actualización
10/6/2014
Fuente
Heading Home With Your Newborn, 2nd Edition (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.