Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

El desarrollo físico en las niñas: qué puede esperar

El desarrollo de los senos (telarquia)

La primera evidencia visible de la pubertad en las niñas es un botón del tamaño de una moneda de 5 centavos (dólar) debajo de uno o ambos pezones. Los botones mamarios, como son llamados, generalmente aparecen alrededor de los nueve o diez años, aunque pueden hacerlo mucho antes o un poco más tarde. En un estudio de 17 mil niñas, se llegó a la conclusión de que las niñas no necesitan ser examinadas en caso de pubertad precoz, a menos que sean niñas caucásicas con un desarrollo mamario antes de los siete años o niñas afroamericanas con un desarrollo mamario antes de los seis años. No se sabe por qué, pero en los Estados Unidos, las niñas afroamericanas generalmente entran a la pubertad un año antes que las niñas caucásicas y también inician sus períodos menstruales casi un año antes. No se han encontrado patrones similares entre los niños.

Independientemente de la edad de la niña, sus padres habitualmente no están preparados para la aparición de los botones mamarios y pueden sentirse particularmente preocupados porque al inicio de la pubertad, un seno suele aparecer antes que el otro. Según la Dra. Suzanne Boulter, pediatra y especialista en medicina del adolescente en Concord, Nuevo Hampshire, "muchos los confunden con un quiste, un tumor o un absceso". La propia niña puede preocuparse de que pase algo malo, especialmente porque puede existir sensibilidad y dolor en la zona del bulto de tejido, haciéndola sentir incómoda para dormir boca abajo. Los padres deben remarcar que estas sensaciones desconocidas son normales.

Lo que parecen ser senos crecientes en niñas pre púberes corpulentas suelen ser nada más que depósitos de tejido graso. Los botones mamarios verdaderos son firmes al tacto.

P: "Los senos de mi hija acaban de comenzar a desarrollarse. ¿Debería usar un sostén deportivo?"

R: No hay necesidad de que use uno mientras se sienta cómoda. Pero, dada la sensibilidad del tejido mamario púber, para algunas niñas es más cómodo usar una prenda interior de sostén suave y delicada como una camiseta o un sostén deportivo. Permítale que ella decida. Las niñas tienen sentimientos indudablemente variados sobre su primer sostén. A algunas les encanta dar este paso inicial hacia la femineidad, pero otras se sienten mortificadas por la idea de usar un sostén en la escuela.

P: "¿Por qué uno de mis senos es más grande que el otro?"

R: En las primeras etapas de la pubertad, no es inusual que uno de los senos sea notablemente más grande que el otro. Sin embargo, no siempre se les dice esto a las niñas, por lo que a muchas les preocupa ser "desproporcionadas" para siempre. El tamaño de los senos suele equipararse en un año aproximadamente, si bien la mayoría de los pechos de las mujeres adultas son ligeramente diferentes en su tamaño. A menos que la diferencia sea significativa, el uso de un relleno en la taza del seno de menor tamaño del sostén con frecuencia es una solución satisfactoria. Sin embargo, a veces la diferencia de tamaño es muy pronunciada. Esta afección, los senos asimétricos, es más común de lo que usted podría pensar. La situación a veces se resuelve sola, pero si esto no sucede, algunas mujeres jóvenes quizás opten por una cirugía plástica. Sin embargo, toda operación debe retrasarse al menos de seis a doce meses después de que se haya detenido el crecimiento de los senos, por lo general un año después del primer período menstrual como mínimo. El enfoque estándar entre los médicos es controlar a las pacientes jóvenes cada seis meses durante varios años y, a continuación, evaluar si se debe ofrecer la opción quirúrgica.

Vello púbico (pubarquia)

Para la mayoría de las niñas, el segundo signo de la pubertad es la aparición de vello púbico en la zona púbica. (De un 10 a 15 por ciento tendrán vello púbico antes de que los senos comiencen a crecer). Al principio, el vello es ralo, liso y suave, pero a medida que crece se oscurece, se riza y se hace más grueso. En los próximos años, el vello púbico crece hacia arriba, a la parte inferior del abdomen, hasta adquirir una forma triangular; finalmente se extiende a la parte interior de los muslos. Unos dos años después de la aparición de la pubarquia, también comienza a crecer vello debajo de los brazos.

Cambio en la forma del cuerpo

Las preadolescentes adquieren lo que, en el lenguaje común, a menudo se denomina "grasa de bebé", la que puede asentarse en el vientre y redondearlo; este desarrollo puede provocarle a estas niñas una ansiedad considerable. Eso no es difícil de entender si consideramos que nuestra cultura condiciona a las mujeres, incluso desde pequeñas, para aspirar a la delgadez. El aumento de peso en la pubertad llega cuando una niña posiblemente se esté comparando con las supermodelos desnutridas veneradas en anuncios de moda o con su contraparte de plástico, la muñeca Barbie de proporciones poco realistas.

Estas pacientes jóvenes, y sus padres, generalmente temen que la grasa de bebé sea una señal de obesidad inminente; generalmente la acumulación de tejido adiposo (tejido conectivo donde se almacena la grasa) en la cintura es parte del desarrollo normal. El cuerpo pronto redistribuirá la grasa del estómago y la cintura a los senos y las caderas para modelar una figura femenina. Sin embargo, el exceso de grasa abdominal, que se suele caracterizar por una forma de "D", debe ser controlado, ya que la obesidad predispone a los jóvenes a sufrir diabetes, hipertensión arterial y otros problemas de salud graves.

Menstruación (periodo menstrual/menarca)

Las niñas suelen tener muchas ideas equivocadas y temores infundados sobre la menstruación. El momento para empezar a hablar sobre este tema con su hija es cuando los senos comienzan a desarrollarse, anunciando la llegada de la pubertad. Por lo general, pasa de un año y medio a tres años antes del primer período menstrual o menarca.

Aquí mostramos cómo una madre o un padre pueden explicar los conceptos de la ovulación y la menstruación a una niña de doce años. Es útil tener a mano un libro o un folleto que incluya una ilustración del sistema reproductivo femenino.

"Cuando seas mayor, podrás convertirte en madre, si así lo decides. Si bien falta mucho tiempo para eso, tu cuerpo ya se está preparando para el día en que decidas tener un bebé.

"Ahora que has entrado en la pubertad, cada mes, uno de tus dos ovarios liberará un óvulo maduro dentro de ti. Una mujer queda embarazada cuando un espermatozoide del hombre se une con el óvulo. Si se produce la fertilización, el óvulo fertilizado se adhiere al recubrimiento interno del útero, que también se llama  matriz. Aquí es donde vive el bebé mientras crece y espera a nacer. El útero se prepara para esta posibilidad mediante la formación de una gruesa capa de tejido y la incorporación de sangre adicional, por si acaso.

"Sin embargo, la mayoría de los meses, el óvulo no se une con un espermatozoide. Puesto que el cuerpo no necesitará el exceso de tejido y sangre, expulsa el líquido rojo a través de la vagina. Esto se llama período menstrual y se producirá cada tres a cinco semanas aproximadamente. Durante los tres a siete días de tu período y unos pocos días después, necesitas usar una toalla absorbente especial en tu ropa interior (panti). O puedes utilizar algo llamado tampón, que está hecho de algodón suave y va dentro de tu vagina.

La menstruación es normal y saludable. Esto significa que estás creciendo. No te impide hacer lo que quieras hacer, como nadar o practicar deportes. Con el tiempo, empezarás a ovular y serás capaz de quedar embarazada".

Preocupaciones comunes de las adolescentes

P: "¿Cómo sabré cuándo tendré mi primer período?

R: Aunque no hay forma de saber el día exacto, la mayoría de las niñas llegan a la menarca aproximadamente a la misma edad que sus madres y sus hermanas mayores. Prepare a su hija con anticipación. Cómprele una caja de toallas higiénicas femeninas y muéstrele cómo usarlas.

Explíquele que su menstruación puede ser muy irregular al principio, y es probable que pasen seis meses entre los períodos. Incluso una vez que una niña se regulariza, hay diversas situaciones que pueden hacer que pierda un ciclo: enfermedad, estrés, ejercicio excesivo, mala alimentación y, por supuesto, embarazo.

Si su hija no ha menstruado a los 16 o 17 años, o es más de un año mayor que su madre cuando tuvo su menarca, consulte a su pediatra. Si bien es probable que sea normal, es conveniente descartar cualquier problema médico.

P: "¿Qué sucede si tengo mi período mientras estoy en la escuela y tengo un accidente?"

R: Este es probablemente el mayor temor de cada niña. Pídale a su hija que tenga algunas toallas higiénicas femeninas en el bolso o la mochila en todo momento, en caso de una emergencia. Explíquele que el sangrado inicial durante un período suele ser leve, y que tiene el tiempo suficiente para llegar al baño de mujeres o a la sala de enfermería.

P: "¿Debo usar toallas higiénicas femeninas o tampones?"

R: "Por lo general, sugiero que las niñas comiencen con toallas higiénicas durante el primer mes aproximadamente, hasta que se acostumbren a tener su período y ver la intensidad del flujo", explica el Dr. Felice. "Depende de cuándo una niña esté lista y qué tan cómoda se sienta con su cuerpo". Algunas niñas prefieren los tampones porque no les gusta la sensación de humedad o el olor que pueden despedir las toallas higiénicas. Es posible que otras niñas no se atrevan a insertar un tampón en la vagina y opten por las toallas higiénicas. Cómprele a su hija varios de cada tipo y con diferentes niveles de absorción, de leve a intensa, de modo que ella pueda experimentar hasta encontrar la que le resulte más conveniente.

P: "¿Es doloroso el período?"

R: Los primeros períodos casi siempre son indoloros. Una vez que una niña empieza a ovular, puede experimentar ciertas molestias antes, durante o después de su período. Los síntomas comunes incluyen cólicos, inflamación, dolor o hinchazón de los senos, dolores de cabeza, cambios de humor e irritabilidad y depresión. Los cólicos menstruales, probablemente el efecto más molesto, pueden variar de leves a moderados o intensos. Si su hija se queja de dolor en la parte baja del abdomen o la espalda, hable con su pediatra, quien le podrá recomendar ejercicios y analgésicos de venta libre como el ibuprofeno.

Cuándo debe llamar al médico

Póngase en contacto con el pediatra de su hija si ella tiene alguno de los siguientes síntomas, o si cree que podría existir un problema:

  • Un cambio repentino e injustificado en sus períodos.
  • Un sangrado menstrual intenso que requiere el uso de más de seis a ocho toallas higiénicas o tampones por día durante más de siete a diez días.
  • Un sangrado continúo entre los períodos.
  • Llame a su pediatra inmediatamente si su hija adolescente tiene dolor abdominal intenso.
Última actualización
6/28/2016
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest